Follow by Email

martes, 26 de abril de 2011

La coima

S. M. La coima
Dos señores, que no conozco, y que son muy amables, al punto de llenar dos carillas a máquina, me escriben, entre otras cosas, lo siguiente:
Arlt, nuestra patria, o mejor dicho nuestros gobiernos, son de aquellos que borran con el codo
lo que escriben con la mano. No se ría. Si usted comenzara a analizar todas las reglamentaciones y leyes que no se cumplen, tendría para llenar EL MUNDO, y si no veamos:
Se infringe el completo en los ómnibus y tranvías
a) El subir y el bajar de estos mismos coches en movimiento.
b) La venta de bebidas alcohólicas, desde las 24 del sábado al domingo.
c) Cierre de almacenes en los días de domingo.
d) Higiene en los conventillos.
e) Inmoralidad callejera.
f) Las quinielas, que le dan buenas ganancias a los comisarios.
g) Clandestinos de carreras.
h) La venta de billetes de lotería a su precio marcado,
 i) Venta de cianuro,
 j) Ordenanzas de
tráfico, k) Mendicidad en las calles.
l) Los precios en las ferias francas, etc., etc., etc., etc., etc., etc…
La inutilidad de las leyes
Yo veo que de acuerdo a estos lectores son más las leyes que se infringen que las que se cumplen, lo cual le hace pensar a uno que las leyes han sido establecidas precisamente para eso,
para que no se cumplan; lo cual viene a demostrar que éste es un país que cumple fielmente
ese precepto de su Constitución, donde se asegura que es tierra de libertad par todos los
hombres de buena voluntad.
Y yo creo que de esta buena voluntad se necesita mucha y muy robusta para recordar tantas
leyes y para infringirlas a todas, y a las que no se infringen, quebrantarlas, y a las que no se
quebrantan, violarlas, y a las que no se violan, se fuerzan, y a las que no se fuerzan ni se violan,
se tuercen como medias de pobres, se adaptan como trajes de serie, quedando las pobres tan
maltrechas, tan sin jugo, tan sin ley, que ya no son leyes, sino entuertos, y tienen tanto de derecho como la giba de un dromedario.

La coima

Es que estamos en el Imperio de la Coima, en el reinado del pichuleo, en el país de la granjería.
Días pasados recibí la carta de un lector que firma Potito Mangianello; en recuerdo de aquel
inefable Potito que anduvo mezclado en el lío de la Poey, Santiago y compañía.
Bueno; este señor Potito Mangianello me decía en la carta que los barrenderos municipales
ganaban setecientos pesos mensuales, enviándome una lista de coimas organizadas, lista que
uno de estos días reproduciré para asombro de las generaciones venideras y para actual orientación de estudiantes y otras gentes.
La coima; la coima es la polilla que roe el mecanismo de nuestra administración, la remora que
detiene la marcha de la nave del estado (y esta vez es cierto el mito de la remora y la macana
de la nave del estado); la coima es el aceite lustral con que cuanto bicho inspector y subinspector que vagabundea por ahí, lubrifica sus articulaciones y engorda su estómago; la coima es la
madre de muchos bienestares, el alma de numerosas prosperidades, el ángel tutelar de los
que venden aserrín por harina, achicoria por café, pan quemado por chocolate, mármol molido
por azúcar; la coima es la diosa protectora de todos los tahúres que pululan en nuestra tierra,
de todos los comisarios que entran flacos y salen gordos, de todos los magistrados que se taponan los oídos para no escuchar los alaridos de la justicia, ¿qué no es la coima, la enorme, la
nutritiva coima?
Donde se clave la vista, allí está: invisible, segura, efectiva, certera. La coima es la que moviliza
los escritos en un juzgado; la coima es la que arranca un certificado de buena conducta para un
específico facineroso; la coima es la que le da ciudadanía de honestidad a un granuja cien veces más ladrón que el mal ladrón Gesta; la coima es la que ablanda y humaniza al inspector
personudo, al abogado recio, al escribano melifluo, al oficial de justicia inexorable, al médico
talentudo. La coima, invisible, penetrante, ardua e infalible, penetra por todas partes y compra
al grande, al cogotudo y al severo como al pequeño, al modesto y al humilde que se conforma
y transige con tal que le den para un café con leche.
Panaderos, lecheros, hueveros, mercaderes de aceite, de vino, de drogas, dueños de fábricas,
de industrias, de millones, ministros, covachuelistas, embajadores, jueces, presidentes de
cualquier cosa, escritores, periodistas, comisarios, no hay uno que resista la coima, no hay uno
que no se doble a su amable presencia, que no se conturbe frente a su mocedad, que no se le
rinda, después de una lucha más o menos larga. Y el que no coimea… deja coimear.
Por eso…Por eso, cuando en su camita de hombre honesto, con los botines a la cabecera y las medias
colgando de un travesaño de la silla, muere un hombre que manejó los caudales públicos y
salió de las covachas administrativas tan ratón y tan pobre como entró, los magníficos furbos,
los estupendos truhanes, los maravillosos sinvergüenzas, dicen, compungidamente:
Era un buen hombre, pero no sabía robar. Fue bien intencionado, pero no supo coimear.
Y es que las leyes, amigo lector que no coimeas (porque no puedes), es que las leyes se han
hecho para eso: para dar  de comer a innumerables y flacos pelafustanes, a indescriptibles y
gordos tiburones. Si no se pudiera robar, ¿qué fin habría en hacer gobierno?
[El Mundo, 16 de enero de 1929] Roberto Arlt. Aguafuertes Porteñas